Inmensidad

Un sitio donde la creatividad y la disciplina se fusionan en una espiral de conocimiento cósmico

Inbox voice over

I’m having troubles finding my voice, is like someone ripped out and put it in a metal box, stole cage it. Searching for the key, that is already in my mind.
I dunno what to do, do not know what you want from me anymore, life?

What is it going to take to make that atravel?

Stealing words on the go, with a mmusic charter.

Only dead and lonelyness scratching my back.

Some of the words make sense, other get lost in the dark corners of the thought of the mind.

monstrous ideas crawling into my hair.

Being sad makes me stronger. Through every drop of cry.
While cheesy music from an strange country.
Trying to nail the waitress in the red dress.

Playing piano with words, like rain of black tears.

Snow falling from my hear. AM I gonna die?

Tell me again, my master is sweetness.

I can do it or the Reaper.

Like a beautiful finger, crossed over the flower.

Crimson and Clover, they repeated.

Where is my woman in the red dress?

Anuncios
Deja un comentario »

Angry Post

De regreso a las andadas en un no tan glamoroso post.

Ahí va.

Estaba revisando mis updates y vi que ya se estrenó the worlds end, la ultima parte de la trilogía cornetto. Y me puse rabioso por que fue como regresar a los noventa, donde los estrenos eran en los países “chévere” como usa y uk, y los del “tercer mundo”  (léase infrahumanos para ellos) les llegaba meses después; aunque claro en ese entonces no lo sabía, era un muchacho ingenuo, ahora puedo pintarles finger.

 

Y no quiero que se malentienda este post con una justificación de las descargas ilegales y anónimas… aunque sí lo es un poco, pero simplemente es absurdo que en esta era de hiperconectividad sigan con ese discurso y encima quieran controlar los contenidos de la web, especialmente cuando alguien lo puede grabar del cine y subir o robarse el screening y subirlo a la red y ser un héroe nerd/geek para otros países.

 

Y que esperan que América Latina, que es uno de los grandes mercados simplemente  se haga el dormido y espere a que sus amos le aviente la pelota, pueden esperar otra cosa, porque ya no soy un niño y muchos otros tampoco y existen herramientas y conocimientos para oponerse a los controles aleatorios.

 

Porque tampoco es justo que uno quiera ver el preview del nuevo disco de NIN o de Walking Dead y te salga el anuncio “no se puede ver en tu región” o “no se puede ver en tu región” u otros similares. Y ¿por qué? ¿Por lo que consideran de nosotros? Es por una simple verdad, control, primero nos crean la adicción, a sus series, a sus productos, su música; aunque claro no es de ellos, solo los derechos de explotación, ellos se benefician de todo lo que su población crea, para después crear el marketing dependiendo de la geolocalización y así sepas quien está en control realmente.

 

(Clic en la imagen para hacerla más grande[la imagen])

 Content restriction

 

Y si, ya sé que simplemente poniendo un proxy o usando tor te lo puedes saltar, pero no es el punto aquí.

 

El hecho es que es basura ese tipo de restricción, y por eso existe tanta resistencia hacia sus propuestas como DRM.

 

Para darle finiquito, es solo una opinión, flamers y trolls, feed.

Deja un comentario »

El Arte del Lado Positivo

Vamos a hablar del Lado Positivo.

Vamos a hacerlo formal y correctamente, y charlemos sobre la técnica del Lado Positivo. (Incluso puedo oír el tintineo de marketing) Este pequeño truco ha hecho una diferencia sólida en mi vida, mi actitud y mi perspectiva en los últimos seis meses de trabajo estable, y no dudo que me seguirá sirviendo bien durante todo el resto de mi estancia en este planeta.

¿Qué es?

En primer lugar, hablemos del tiempo.

Las horas que no nos pertenecen

Seamos realistas: hacemos un montón de cosas que no siempre queremos hacer.

Vamos a trabajar. Cortamos el césped. Pasamos horas y horas en tareas sin sentido que nos asignan en clase. Hay que decir acerca de los grandes esfuerzos que hacemos para tratar de evitar todas estas cosas, pero vale la pena mencionar, también, que no siempre podemos eludir nuestras obligaciones y salir a la calle a correr y jugar.
A veces, muchachos, hacemos lo que tenemos que hacer.

¡Y eso está bien! ¡Eso es normal! El truco, entonces, no consiste en pisarnos el pie y lamentarnos de esta existencia agobiadora, sino realizar una simple pregunta: ¿Cómo podemos hacer que estas horas pasen mejor? ¿Cómo podemos hacer que cada hora que no es nuestra, tan útil, y gratificante, como sea posible? ¿Cómo podemos hacer que los minutos transcurridos en la oficina, por ejemplo, sean más que simple rutina?

Todo se reduce al Lado Positivo.

La técnica del Lado Positivo

Es como sigue:

1. Detente.
2. Piensa.
3. Buscar el lado positivo. (Y si no puedes encontrarlo, créalo.)

(Revolucionario, ¿verdad?)

Pero seamos honestos, no lo hacemos de esta manera. El trabajo agobiante se convierte en rutina, con el tiempo, y lo mismo ocurre con nuestro enfoque. Nos acostumbramos a este proceso, resignados a pasar otras nueve horas en la oficina, y no pensamos como invertir esos momentos para encontrar algo bueno escondido justo dentro de la tarea misma.

No tiene por qué ser así. El trabajo agobiante puede ser algo más que eso, en otras palabras, puede ayudarte a crecer.
¿Tienes que cortar el césped? Busca el lado positivo: empujar la maquina (de cortar césped) es un gran ejercicio, incluso puedes tomar algo de vitamina D, si estás sudando bajo el sol. Si no eres de mente mecánica, también lo puedes hacer, por ejemplo, puedes tomar unos minutos para aprender un poco sobre cómo funciona la máquina en realidad.

¿Te encuentras estudiando para los exámenes finales? Buscar el lado positivo: estás aprendiendo en la forma más directa posible, y estás obligando a ese hermoso y grande cerebro, que reside en el piso de arriba, a ponerse en forma. Estás probando tu forma de estudiar y puedes utilizar los resultados para ajustar aún más la manera en que procesas la información.

¿Atascado en la oficina? Encuentra el lado positivo: encuantra el valor en el trabajo que realizas. Los últimos seis meses en mi trabajo me han enseñado muchas cosas (de manera sutil):

• Cómo trabajar con (por no decir no odiar) la suite de Adobe Creative
• Cómo navegar a través de las políticas de enlace entre oficinas
• ¿Cómo construir un stand de exhibición (mientras maldices todo el tiempo)
• ¿Cómo decir “no” en la manera más educada posible

Eso es una pequeña muestra, pero prueba un punto que a menudo olvidamos: incluso el trabajo agobiante nos ayuda a crecer El cambio podría no ser obvio, e incluso podría no ser fácil de apreciar, pero existe – si estás dispuesto a encontrarlo.
Esa es la belleza del Lado Positivo.

Seamos honestos: esto no va a cambiar mágicamente su perspectiva. Esto no te hará féliz milagrosamente. Pero te recordara, incluso en medio de todas las partes aburridas de la vida, a tomarte unos momentos para buscar el beneficio – y a perseguirlo. Nos recordará, mucho después de que el trabajo agobiante se haya convertido en rutina, que lo hagamos contar y mantengamos la búsqueda del Lado Positivo en todo el trabajo que tenemos que hacer.

Nos obliga, en otras palabras, a que nos importe de nuevo. Nos obliga a pensar y comenzar a actuar, y a tratar de hacer que algunas de nuestras horas menos favoritas se conviertan en una fuerza de provecho.

Un nuevo enfoque proactivo

Esa es lo importante, más allá de toda la mercadotecnia de doble sentido: se tiene que encontrar el valor. Pues existe. Es fácil pensar lo contrario, completamente absorto en medio de otra tarea sin sentido, pero sólo se beneficiará al detenerse, pensar y encontrar el lado positivo, que se encuentra acechando en lo profundo del asunto.

Pero no termina ahí. Busca el lado positivo, claro, más vé un paso más allá y trata de crear el lado positivo. Pregúntate: ¿hay una manera de hacer estas horas más valiosas? ¿Hay una manera de trabajar un poco diferente y sacarle provecho y valor en el proceso?
Estas son preguntas que vale la pena responder. También son las preguntas que, por pura coincidencia, rara vez nos preguntamos con respecto a nuestras rutinas.

Trata el trabajo, agobiante o de otro tipo, como una oportunidad para crecer. Trata cada minuto, tanto si es tuyo no, como algo de lo que se puede aprender – una oportunidad para desarrollar una nueva habilidad, hacer una nueva conexión, o archiva la experiencia completa como una lección bien aprendida.

Encuentra el valor. Crea el valor. Y no te detengas, maldita sea, hasta que, incluso aquellas horas que no son tuyas, brillen tanto como aquellas que si lo son.

No te mentiré. No es fácil hacerlo. Pero, la técnica del Lado Positivo es absolutamente esencial, creo, para hacer que cada día, hora y minuto, cuenten tanto como sea humanamente posible.

Lo que puedes hacer hoy

Echa un vistazo a tus rutinas. Observa los minutos que normalmente pasas simplemente sobreviviendo, haciendo el trabajo que tienes que hacer.

Encuentra el lado positivo. Y si no lo encuentras, amigo, quiero que crees el valor ahí donde no lo habías visto antes. Hazte algunas preguntas:

1. ¿Puedo hacer esto de manera diferente?
2. Si es así, ¿puedo hacerlo de una manera que me enseñe una nueva habilidad? ¿O de una manera en que pueda crear una nueva memoria?

Pues ve y hazlo.

¿Quieres un ejemplo? Me paso horas en el trabajo, creando nuevos materiales de marketing. No es un trabajo siempre emocionante, y me he sorprendido a mi mismo quejándome en más de una ocasión. Sin embargo, en lugar de tirar la toalla, trato de crear el lado positivo, ajustando mi rutina en pequeñas maneras para hacer que esos minutos sean más valiosos que nunca.

Puedo pasar quince minutos jugueteando con diferentes configuraciones de Photoshop o Illustrator (y tal vez aprender algunos trucos nuevos en el proceso). O traer a un compañero de trabajo durante diez minutos y hacer que me ayude a pensar en ideas para una nueva garantía, mientras fortalezco la amistad. O puedo realizar algunas preguntas al jefe y prestar atención a sus respuestas sobre estrategia de marketing, mientras aprendo de él.
Se trata de replantear, por supuesto. Pero también se trata de buscar el crecimiento – y mantener ambos ojos abiertos, tratando de encontrar algo de valor en aquellas horas que no son nuestras. Esa es la técnica del lado positivo, si deseas darle un nombre en lo absoluto, y es por eso que me he convertido en un gran fan de ella en estos últimos seis meses.

¿Cuál cosa llevas a cabo en tu rutina que no te fascina? Y ¿cuál es el lado positivo que puedes encontrar en adentro? Sonido apagado abajo.

Este post es una traducción libre del artículo The Art of Silver Lining (http://mattmadeiro.com/medc/silver-lining/)  con el sorrespondiente permiso del autor.

Para entender mejor Silver Lining.

Autor:

Matt Madeiro
Writer. Traveler. Occasional half-nudist.
http://mattmadeiro.com/
matt@mattmadeiro.com
@MattMadeiro
www.facebook.com/MattMadeiro

Deja un comentario »

Como amar a un ser humano

Amar a un ser humano es aceptar la oportunidad de conocerlo verdaderamente y disfrutar de la aventura de explorar y descubrir lo que guarda más allá de sus máscaras y sus defensas.

Es contemplar con ternura sus más profundos sentimientos, temores, carencias, esperanzas y alegrías; su dolor y sus anhelos; es comprender que detrás de su careta y su coraza, se encuentra un corazón sensible y solitario, hambriento de una mano amiga, sediento de una sonrisa sincera en la que pueda sentirse en casa.

Es reconocer, con respetuosa compasión, que la desarmonía y el caos en los que a veces vive son el producto de su ignorancia y su inconsciencia, y darte cuenta de que si genera desdichas es porque aún no ha aprendido a sembrar alegrías, y en ocasiones se siente tan vacío y carente de sentido, que no puede confiar ni siquiera en sí mismo.

Es descubrir y honrar, por encima de cualquier apariencia, su verdadera identidad, y apreciar honestamente su infinita grandeza como una expresión única e irrepetible de la vida. Amar a un ser humano es brindarle la oportunidad de ser escuchado con profunda atención, interés y respeto; aceptar su experiencia sin pretender modificarla sino comprenderla; ofrecerle un espacio en el que pueda descubrirse sin miedo a ser calificado, en el que sienta la confianza de abrirse sin ser forzado a revelar aquello que considera privado.

Es reconocer y mostrar que tiene el derecho inalienable de elegir su propio camino, aunque éste no coincida con el tuyo; es permitirle descubrir su verdad interior por sí mismo, a su manera: apreciarlo sin condiciones, sin juzgarlo ni reprobarlo, sin pedirle que se amolde a tus ideales, sin exigirle que actúe de acuerdo con tus expectativas; es valorarlo por ser quien es, no por como tú desearías que fuera; es confiar en su capacidad de aprender de sus errores y de levantarse de sus caídas más fuerte y más maduro, y comunicarle tu fe y confianza en su poder como ser humano.

Amar a un ser humano es atreverte a mostrarte indefenso, sin poses ni caretas, revelando tu verdad desnuda, honesta y transparente; es descubrir frente al otro tus propios sentimientos, tus áreas vulnerables; permitirle que conozca al ser que verdaderamente eres, sin adoptar actitudes prefabricadas para causar una impresión favorable; es exponer tus deseos y necesidades, sin esperar que se haga responsable de saciarlas.

Es expresar tus ideas sin pretender convencerlo de que son correctas; es disfrutar del privilegio de ser tú mismo frente al otro, sin pedirle reconocimiento alguno, y en esta forma, irte encontrando a ti mismo en facetas siempre nuevas y distintas; es ser veraz, y sin miedo ni vergüenza, decirle con la mirada cristalina, “este soy, en este momento de mi vida, y esto que soy con gusto y libremente, contigo lo comparto… si tú quieres recibirlo”.

Amar a un ser humano es disfrutar de la fortuna de poder comprometerte voluntariamente y responder en forma activa a su necesidad de desarrollo personal; es creer en él cuando duda de sí mismo, contagiarle tu vitalidad y tu entusiasmo cuando está por darse por vencido, apoyarlo cuando flaquea, animarlo cuando titubea, tomarlo de las manos con firmeza cuando se siente débil, confiar en él cuando algo lo agobia y acariciarlo con dulzura cuando algo lo entristece, sin dejarte arrastrar por su desdicha.

Es compartir en el presente por el simple gusto de estar juntos, sin ataduras ni obligaciones impuestas, por la espontánea decisión de responderle libremente. Amar a un ser humano es ser suficientemente humilde como para recibir su ternura y su cariño sin representar el papel del que nada necesita; es aceptar con gusto lo que te brinda sin exigir que te dé lo que no puede o no desea.

Es agradecerle a la vida el prodigio de su existencia y sentir en su presencia una auténtica bendición en tu sendero; es disfrutar de la experiencia sabiendo que cada día es una aventura incierta y el mañana, una incógnita perenne; es vivir cada instante como si fuese el último que puedes compartir con el otro, de tal manera que cada reencuentro sea tan intenso y tan profundo como si fuese la primera vez que lo tomas de la mano, haciendo que lo cotidiano sea siempre una creación distinta y milagrosa.

Amar a un ser humano es atreverte a expresar el cariño espontáneamente a través de tu mirada, de tus gestos y sonrisas; de la caricia firme y delicada, de tu abrazo vigoroso, de tus besos, con palabras francas y sencillas; es hacerle saber y sentir cuánto lo valoras por ser quien es, cuánto aprecias sus riquezas interiores, aún aquellas que él mismo desconoce; es ver su potencial latente y colaborar para que florezca la semilla que se encuentra dormida en su interior.

Es hacerle sentir que su desarrollo personal te importa honestamente, que cuenta contigo; es permitirle descubrir sus capacidades creativas y alentar su posibilidad de dar todo el fruto que podría; es develar ante sus ojos el tesoro que lleva dentro y cooperar de mutuo acuerdo para hacer de esta vida una experiencia más rica y más llena de sentido. Amar a un ser humano es también atreverte a establecer tus propios limites y mantenerlos firmemente.

Es respetarte a ti mismo y no permitir que el otro transgreda aquellos que consideras tus derechos personales; es tener tanta confianza en ti mismo y en el otro, que sin temor a que la relación se perjudique, te sientas en libertad de expresar tu enojo sin ofender al ser querido, y puedas manifestar lo que te molesta e incomoda sin intentar herirlo o lastimarlo.

Es reconocer y respetar sus limitaciones y verlo con aprecio sin idealizarlo; es compartir y disfrutar de los acuerdos y aceptar los desacuerdos, y si llegase un día en el que evidentemente los caminos divergieran sin remedio, amar es ser capaz de despedirte en paz y en armonía, de tal manera que ambos se recuerden con gratitud por los tesoros compartidos.

Amar a un ser humano es ir más allá de su individualidad como persona; es percibirlo y valorarlo como una muestra de la humanidad entera, como una expresión del hombre, como una manifestación palpable de esa esencia trascendente e intangible llamada “ser humano”, de la cual tú formas parte; es reconocer, a través de él, el milagro indescriptible de la naturaleza humana, que es tu propia naturaleza, con toda su grandeza y sus limitaciones; apreciar tanto las facetas luminosas y radiantes de la humanidad, como sus lados oscuros y sombríos; amar a un ser humano, en realidad, es amar al ser humano en su totalidad; es amar la auténtica naturaleza humana, tal como es, y por tanto, es amarte a ti mismo y sentirte orgulloso de ser una nota en la sinfonía de este mundo.

De un autor desconocido.

Deja un comentario »

Cerrando Ciclos

Es muy importante dejar que ciertas cosas se vayan… Soltar. Desprenderse. La gente tiene que entender que nadie esta jugando con cartas marcadas, a veces ganamos y a veces perdemos. No esperes que te devuelvan algo, no esperes que reconozcan tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor. Cerrando ciclos… No por orgullo, por incapacidad o por soberbia, sino porque simplemente aquello ya no encaja en tu vida. Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude el polvo. Deja de ser quien eras y transformate en quien quieres ser.
 
De un autor desconocido.
Si alguien sabe el autor, les agradecería me lo pudieran indicar para dar los créditos correspondientes.
Deja un comentario »

Hablar

En toda relacion humana, lo mas importante es hablar; pero la gente ya no lo hace. Sentarse a charlar y escuchar a los demas. Van al teatro, al cine, ven la television, escuchan la radio, leen libros, pero casi no hablan. Si queremos cambiar el mundo, tenemos que volver a la epoca en la que los guerreros se reunian alrededor de la hoguera y contaban historias.
 
Autor desconocido.
Deja un comentario »

El Conocimiento

El conocimiento verdadero no e slo que uno aprende bien, sino lo que ha
pensado bien. Afortunados los que aprenden a pensar de manera seria y
minuciosa en la vida.
 
Autor desconocido.
Deja un comentario »